miércoles, 10 de noviembre de 2021

¿Cómo socializo adecuadamente a mi perro?

El tema de la socialización del perro es de gran preocupación para casi todos los que tienen un amigo de cuatro patas, independientemente de su edad, raza o tamaño. ¿Quién no ha intentado socializar a su perro buscando la mejor forma a través de la educación, los libros, internet o los "consejos mágicos" de amigos y conocidos?

socialización del perro

Todo dueño puede socializar a su perro

La socialización de nuestro perro es sumamente importante pero al mismo tiempo es un concepto demasiado malinterpretado que necesita ser aclarado y entendido en su esencia.

Considere esto: está en una plaza con un amigo y sus perros. El suyo es tranquilo e indiferente a la vista de otras personas y perros, mientras que el otro está ansioso, estira la correa y ladra reaccionando a los estímulos anteriores. Pregúntese: "cuál de los dos perros acompañará a su amo a más plazas, cafés, parques, actividades, etc." ganando así más horas de calidad fuera de casa? "¿Su perro o el de su amigo?"

Un perro debidamente socializado es aquel que puede manejar cualquier entorno en el que se encuentre, indiferente a los diversos estímulos (personas, perros, sonidos, etc.), independientemente de su intensidad.

Un perro así acepta todo lo anterior con calma y lo trata simplemente como parte de su entorno, sin miedo, agresión o como algo con lo que definitivamente debe interactuar.

La adecuada socialización de nuestro perro tiene que ver con: a. Si nosotros mismos entendemos su significado correcto y

  1. Cómo trabajamos y cómo enseñamos a nuestro perro a comportarse en la vida cotidiana.
  2. La simple exposición incontrolada a diversos estímulos y la forma incorrecta de interactuar con otras personas y perros ignorando el riesgo de morder, ladrar, etc. es el error más común.

Tal enfoque no solo no funciona positivamente para nuestro perro sino que por el contrario puede reforzar o incluso crear problemas de comportamiento y emociones negativas (miedo, agresión, estrés, escepticismo, sospecha, etc.).

Vale la pena señalar que nuestro comportamiento hacia nuestro perro debe ser preciso, claro y específico de una manera que le ayude a entender exactamente lo que queremos de él.

Son muchos los que dejan a su perro libre en los parques para ser acariciados por el mundo entero, para oler y jugar con cualquier perro o grupo de perros, pero durante el paseo lo regañan cuando salta sobre las piernas de los transeúntes, o le tiran bruscamente de la correa para frenarlo.

¿Puede el perro hacer la distinción y comprender cuándo se permite un comportamiento y cuándo exactamente el mismo comportamiento no solo se prohíbe sino que también se corrige?

La respuesta es muy clara: No. Esto significa no sólo que no podemos tener exigencias irrazonables sobre nuestro perro, sino también que es nuestra responsabilidad guiarlo de manera adecuada y consistente.

La socialización NO es:

• Dejar que nuestro perro juegue incontrolablemente con otros perros permitiendo el juego salvaje, ladrar, gruñir, morder, etc.

• Dejar que se asocie con perros que intentan imponerse sobre él o contra los que quiere dominar.

• Que todo el mundo y todos los transeúntes lo acaricien, lo alimenten y jueguen con él.

• Dejarlo olerse con todos los perros mientras que en otro momento lo regañamos por intentar hacer exactamente lo mismo.

Prestemos atención a lo siguiente:

  1. Las correas estiradas ponen tensión en los perros y los restringen, haciendo que sus reacciones sean aún más impredecibles.
  2. El movimiento de la cola no siempre significa que estén de buen humor
  3. No podemos saber si el otro perro es amigable, pero tampoco podemos estar absolutamente seguros del nuestro. La gran mayoría de los ataques de perro a perro son casos en los que los propietarios afirman que los suyos los escuchan, son amigables con todos y nunca se pelearon ni mordieron. No olvidemos que los perros, a diferencia de los humanos, operan sobre la base del instinto y no de la lógica.

• Exponerlo sin un acercamiento correcto y gradual a imágenes, sonidos, entornos desconocidos y difíciles que no puede manejar, para "superarlo".

La socialización es: 

• Aprender su comportamiento adecuado hacia otros animales (perros, gatos, pájaros) y humanos.

• La prevención y protección de nuestro perro de entornos, experiencias y comportamientos de humanos o animales que perturbarán su calma y afectarán negativamente su comportamiento futuro.

• La exposición y desensibilización paulatina de diversos estímulos (animales, personas, multitudes, camiones, patines, sonidos especiales, etc.).

• Mejorar la comunicación y la cooperación con nuestro perro en diversos lugares y situaciones mediante la obediencia, la recompensa y el juego. A medida que aumenta su atención hacia nosotros, también aumenta el "valor" de los estímulos.

            
+54 11 3732 9172 / ☎ +54 11 6991 5721           
Contáctese con nosotros para conocer los ejemplares que tenemos para ofrecerle.